Blogia
Hipotiroidismo Hashimoto

TSH (TIROTROPINA)

La Tirotropina (TSH), denominada hormona estimulante del tiroides u hormona tirotrópica se trata de una hormona glicoproteica secretada por el lóbulo anterior de la hipófisis (adenohipófisis) que aumenta la secreción de tiroxina y triyodotironina. Con un peso molecular de unos 28.000 uma, aproximadamente, esta hormona produce unos efectos específicos sobre el tiroides, tales como el aumento de la proteolisis de tiroglobulina (proteína yodada que proporciona los aminoácidos para la síntesis de las hormonas tiroideas), lo que hace que se libere tiroxina y triyodotironina a la sangre; el aumento de la actividad de la bomba de yodo; el aumento de la actividad secretora y del tamaño de las células tiroideas, y el aumento de la yodación del aminoácido tirosina, entre otros.

Con lo cual se puede resumir que la TSH aumenta todas las actividades de secreción que tienen lugar en las células glandulares del tiroides. Además, la secreción de tirotropina está controlada por un factor regulador hipotalámico, denominado hormona liberadora de tirotropina (TRH) o tiroliberina. Se trata de un tripéptido secretado por las terminaciones nerviosas del hipotálamo, que posteriormente es transportado hasta las células glandulares de la hipófisis anterior, donde actúa directamente sobre ellas aumentando la producción de tirotropina.

Efectos 

Efectos de la hormona estimulante del tiroides (tirotropina) sobre la secreción tiroidea

  • La TSH hormona estimulante del tiroides, aumenta la secreción de tiroxina y Triyodotironina por las glándulas tiroides produciendo la TSH en todas las actividades de las células glandulares tiroides.
  • Aumenta la proteolisis de la tiroglobulina intrafolicular, con lo que aumenta la liberación de hormona tiroidea hacia la sangre circulante y disminuye la substancia folicular misma.
  • Aumenta la actividad de la bomba de yodo que incrementa el índice de captación de yoduro en las células glandulares.
  • Aumenta la yodación de la tirosina y de su acoplamiento para formar hormonas tiroideas.
  • Aumenta el tamaño y la función secretoria de células tiroideas.
  • Aumenta el número de células de las glándulas y hace que se transformen de cuboides en cilíndricas
  • Regulación hipotalámica de la secreción de TSH por la hipófisis anterior
  • La estimulación eléctrica del área paraventricular del hipotálamo, aumenta la secreción prehipofisiaria de TSH y en consecuencia aumenta la actividad de la glándula tiroides.

El control de la secreción prehipofisiaria lo ejerce la TRH (hormona de liberación de tirotropina). Esta hormona ejerce una acción directa sobre la hipofisis anterior, aumentando su secreción de TSH. La exposición al frío aumenta el ritmo de secreción de TSH por la prehipofisis. Se ha comprobado que los seres humanos que se desplazan a regiones árticas tienen metabolismos basales de 15% a 20 % superiores al normal, sin embargo si el hombre se abriga el efecto no es mensurable.

Ni los efectos emocionales ni la acción del frío se observan cuando el tallo hipofisiario se ha cortado, demostrando que éstos están medidos por el hipotálamo.

Efecto inverso de la hormona tiroidea sobre la secreción prehipofisiaria de TSH. Regulación por retroalimentación de la secreción tiroidea.

Cuando la Hormona tiroidea está aumentada en los líquidos corporales disminuye la secreción de TSH por la prehipófisis.

Es probable que el aumento de la hormona tiroidea inhiba la secreción de TSH por la hipófisis anterior, principalmente debido a un efecto de retroalimentación directa de esta glándula, pero quizás, en forma secundaria, a causa de efectos mucho más débiles que actúan a través del hipotálamo.

Se ha sugerido que la hormona tiroidea reduce el número de receptores TRH en las células que secretan hormonas tiroestimulante. Por tanto, disminuyen considerablemente en estas células el efecto estimulante de la hormona de liberación de tirotropina del hipotálamo.

El efecto del mecanismo de retroalimentación consiste en conservar en los líquidos circulantes del organismo una concentración casi constante de hormona tiroidea libre. Si hay un efecto de retroalimentación, a través del hipotálamo, además de la referida anteriormente, opera muy despacio y podría ser causado en parte por cambios en la temperatura del termostato hipotalámico, que ejerce efectos importantes en el control del sistema de la hormona tiroidea.

Uso Diagnóstico 

Los niveles de TSH se testean en la sangre de pacientes sospechados de sufrir de exceso (hipertiroidismo), o deficiencia (hipotiroidismo) de la hormona tiroidea. Generalmente, un rango normal posológico para TSH está entre 0,3 y 3 mIU/mL, pero la interpretación depende también del nivel plasmático de las hormonas tiroideas (T3 y T4).

Fuente de la patología nivel de TSH nivel de hormona tiroide Condiciones para enfermar
hipotálamo/pituitaria alto alto benigno tumor de la pituitaria (adenoma)
hipotálamo/pituitaria bajo bajo hipopituitarismo
tiroides bajo alto hipertiroidismo o Enfermedad de Graves Basedow
tiroides alto bajo hipotiroidismo congénito (cretinismo), hipotiroidismo o resistencia a la hormona tiroide

Claramente, tanto TSH como T3 y T4 deberían medirse para aceverar donde la disfunción específica tiroides es causada por la pituitaria o por la enfermedad tiroide primaria. Si ambas suben (o bajd) luego el problema esté probablemente en la pituitaria. Si el componente (TSH) está alto, y los otros (T3 y T4) está bajo, luego la enfermedad esté probablemente en la tiroides. Lo mismo ocurre para un bajo TSH, alto T3 y T4.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres